Silvia Guerrero, el sueño de una joven árbitra

¿Cuánto tiempo llevas en el arbitraje de Fútbol Sala?

Hace un año, pero aún así hace muchos años que estoy en este mundo yendo a ver arbitrar a mi padre, jugar partidos... y he visto unos valores en el arbitraje que me ha ayudado a entrar en este mundo como la intensidad de cada partido y la autoridad que eso conlleva.

¿Qué te inspiró para ser árbitra de Fútbol Sala?

Los valores que exige el fútbol sala, la exigencia que tienes mentalmente y realmente fue como un reto que ya estoy cumpliendo. También influyó mucho mi padre, ya que el es árbitro y también era como un referente a seguir. Él me animaba a ser diferente a los otros, a ponerme objetivos.Yo cuando acabé el curso pensaba: ¿sabré arbitrar? Pero realmente no era esa la pregunta que me tenía que hacer, lo que me tenía que decir era ”sabré arbitrar“, porque partido a partido me estoy dando cuenta que no es cuestión de saber o no saber, evidentemente has de tener una base y el reglamento pero lo realmente importante es saber liderar un partido, tener autoridad y no dejarte caer en las situaciones difíciles.

¿Crees que es más difícil para una chica que para un chico ser árbitr@?

No pienso que sea más difícil porque tanto el uno como el otro tienen que tomar las mismas decisiones y han de tener las mismas capacidades. Pero sí pienso que la mujer se ha incorporado a un mundo que antes era únicamente masculino y ahora ya hay igualdad, aunque es cierto que a veces te dicen barbaridades. Es tan simple como no oír, tú vas allí a aplicar las reglas en un partido, pues te ciñes a eso y no te tienen que afectar las otras cosas, evidentemente hay un límite pero ahí es donde tienes que der fuerte mentalmente y no dejar que los impulsos ni la cabeza te ganen.

Sabiendo manejar diferentes factores como la seguridad y autoridad, y asumiendo lo errores y aprendiendo en cada partido pero creyendo al cien por cien en lo que decido sin dejarme influir por otros, así , en mi opinión, ya te ven como un/a árbitr@ independientemente del sexo. De no ser así, difícilmente podría alcanzar los objetivos que me he marcado con tanta ilusión.

¿Qué esperas de tu futuro como árbitra de Fútbol Sala?

Tengo claro que mi futuro en el arbitraje pasa por formarme y forjarme en cada partido y en cada categoría. Una vez consolidadas mis capacidades como árbitra tengo claro que es lo que quiero para mi futuro: poder aspirar a arbitrar en las máximas categorías, tanto autonómicas como nacionales y demostrarme a mi misma que puedo ser una referente para mí y para muchas otras árbitras en este deporte como es el fútbol sala.