Actualidad

¡Sí, sí, sí, nos vamos a Berlín!

Explosión de alegría en el vestuario español nada más conseguir la clasificación para la gran final de la Eurocopa

 

Con la Potra Salvaje de Isabel Aaiún sonando en los altavoces, los bidones de agua volando cerca del techo y las taquillas ejerciendo como improvisados instrumentos de percusión, el vestuario de la Selección en el Munich Football Arena se ha convertido este martes en el epicentro de unas celebraciones cuya onda expansiva ha llegado hasta todos los rincones de la Península.

España se acababa de imponer a Francia en las semifinales de la Eurocopa y la euforia se desataba al momento entre los jugadores de la Selección.

"Mi hermano ha metido gol como le dije antes del partido", confesaba Nico Williams en presencia de un Lamine Yamal con el trofeo a mejor jugador del partido en el regazo y cuya sonrisa se ha unido a la de los 26 futbolistas convocados disfrutando de la fiesta de la clasificación.

El grito unánime del "¡sí, sí, sí, nos vamos a Berlín! ha atronado en Múnich dando fe de la determinación por la victoria y la convivencia familiar de una España que este miércoles conocerá rival para la finalísima del domingo en la capital alemana.